© ®

Todos los textos son propiedad de sus autores, quienes tienen todos los derechos sobre ellos (¿o será al revés?) y han decidido libremente publicarlos aquí para la difusión pública sin fines de lucro.







*Este proyecto está basado, en sus orígenes, en la idea de Dulce Chiang y Alicia Quiñones




miércoles, 31 de mayo de 2017

ESTE 2017 Hápax Poético cumple diez años de existencia

(((¿¿YA SE OLVIDARON DE LAS PENDEJADAS??? ¿¿YA PODEMOS HABLAR DE LITERATURA????))))   ¡¡¡LO CELEBRAMOS CON POESÍA; DEL MISMO LIBRO, OTRO POEMA!!!



Fecha: de aquí a la eternidad.
ASUNTO: SOLICITUD DE TRABAJO
A LA INMORTALIDAD: PRESENTE

El mundo se ha cansado tanto
de esperar un nuevo Arthur Rimbaud
que yo presento mi solicitud al puesto vacío,
pero aviso de antemano que quiero un ascenso hasta Rabelais.
Tengo mucha obra leída y obra escrita.
¿Intentos de suicidio?
Vaya pregunta: Tengo tres y muy dramáticos.
¿Damas enloquecidas? Así dejé a más de una.
Tengo el ensayo sobre Rimbaud que hizo Henry Miller
y creo que es el mejor que se ha escrito sobre él; por pensar así,
regalé el libro a quien de verdad lo necesitaba.
Tengo una amiga que me abre los ojos encima
cuando le cuento que leo a Baudelaire,
y luego, ella come y habla de quesadillas y
los muertos de hambre de los artistas.
Tengo una carrera en filosofía que abandoné
por no considerarla a mi altura
y muchas borracheras heroicas con final dramático,
torpe, chistoso o divertido.
Tengo cuatro entrevistas en radio,
pero esas no valen porque a Rimbaud nunca le hicieron una.
Tengo dos novelas autobiográficas que hablan de cómo
uno muere y nace en la aventura y las carreteras.
Me han despedido no muy bien de todos los trabajos
en donde me contrataron muy bien.
Y tengo un padre y una línea recta y una escopeta
y muchos besos prometidos para un gran día.
Además me considero simpático y tan soberbio
como dice la Biblia griega, es decir, mi soberbia es
y ha sido una vara con la cual he medido ciertas cosas
y me la han devuelto para estrellármela en la cara.
A la cara me la han besado y pateado y reconocido.
Como ésta es una solicitud al puesto vacante desde hace más de un siglo,
quedo de usted y no digo mis recomendaciones.

Atentamente,
“HAY QUE SER ABSOLUTAMENTE MODERNO”

Con copia para los herederos bastardos de:
Blaise Cendrars,
Henry Miller,
Efraín Huerta y
Ezra Pound.

martes, 30 de mayo de 2017

ESTE 2017 Hápax Poético cumple 10 años de existencia

LO CELEBRAMOS CON POESÍA, DEL MISMO LIBRO VARIA MUSA Y ADEMÁS PUBLICADO EN EDICIÓN DE AUTOR EN 2016



OBSERVACIÓN  TRES

A José de Jesús Sampedro, por su doble filo

Hay un problema que es muy común en los talleres de creación literaria. Después de que fulanito o sutanita se dan a conocer por vez primera con un texto al que le han puesto todo su empeño e ilusión, en muchos casos, el coordinador del taller u otro farragoso responden: “Bien... pero, ¿qué quisiste decir en este párrafo o este verso?” Cuando a López Velarde le preguntaban qué había querido decir en alguno de sus textos, con parquedad, respondía: “pues lo que dije”. De ese modo sorteaba esta pregunta que la mayoría de las veces, si no lo es por ingenuidad, es solamente un golpe bajo disimulado y machacante. Yo propongo que cuando nos pregunten qué quisimos decir en un texto, respondamos de inmediato: “¿A qué te refieres exactamente, a las implicaciones históricas, filosóficas, sociológicas de mi escrito, de su significación semántica y lingüística, quizá su vena antropológica, poética, o simplemente a lo que significa la literatura tal cual?” Estoy seguro que ahí sí que la hacemos buena.


miércoles, 24 de mayo de 2017

ÉSTE 2017 Hápax Poético cumple 10 años de existencia...

LO CELEBRAMOS CON POESÍA; DEL LIBRO EN EDICIÓN DE AUTOR VARIA MUSA Y ADEMÁS (2016), DE MARCOS GARCÍA CABALLERO, EL POEMA 22:



POEMA
A Eduardo Lizalde, orgullo UNAM


Pensamiento encabalgado,
jinete desbocado,
garganta de caballo,
hacha, espada, madera
y una pluma.
Así se nace entre palabras,
las palabras que nos ocultan
y que nos revelan,
así la palabra, la voz compartida,
reúne, aniquila los fantasmas
del peso de estar vivos y vivir, simplemente.

Otra ocasión, otro día, otro país,
otro gobierno, otro periódico,
otras vidas, ¿no están acaso, pensadas y pensados desde
esta esquina? Donde yo los convoco, donde yo los escucho, donde yo…

Pero es el Arte, el arte vuelto —en palabras de Álvarez Bravo,
el fotógrafo— la vía para llegar al espíritu, para llegar al encuentro,
a lo que vemos todos los días, la guerra de los sexos, en fin,
los temas que nos ocupan.

¿Alberto Gironella, el pintor?
¿José Saramago, el portugués?
¿El Presidente de España?

¿Los inmigrantes mexicanos?
¿Los turistas siempre gritando
en otro idioma en medio de la gente: No entiendo nada, a dónde ir,
do you speak english?

El corazón es la voluntad,
un secuestro del pensamiento
y el viento en el valle de México.

Una oficina, una tía,
una niña a la que leo las aventuras de Caperucita,
Pinocho, Blancanieves, etcétera.

Luego una marcha de protesta…
silencio… paso a paso voy cargando mi silencio…
de pronto una mirada de mujer me descubre…
quiero hablarle, quiero llevarla
lejos de la ciudad y entonces doy otro paso
y la realidad ya es otra,

ya no es silencio, es pensamiento,
y Dios santo… ¿Para qué pensar en la metafísica si lo que hay
es un ruido de los mil carajos por todas partes?

¿Para qué la cultura y luego el amor cada vez más impronunciable?

Pues entonces, cuando la soledad
es tan monstruosa y luego tan simple,
uno se exige buscar a toda costa mejor suerte,
mejor día, mejor libro, mejorar la tranquilidad
y también, dejar que el poema repose
como la tarde y finalmente quede frío,
listo para ser aumentado y corregido.

Espuma de playa
silencio…
la ciudad de 20 millones de mexicanos
parece quedar muy lejos, y la verdad
soy yo el que está en medio de ella:
con poema o sin poema,
el pensamiento tiembla, pero el
poema es para ese otro y otra
lejano, que realmente, es otro universo
y en ese otro universo,
la voz golpea y combate,
gira, es un boomerang,
es un encuentro, es la metafísica otra vez…
pero seamos más prácticos;
dejemos al buen salvaje para seguir,
con el ancla en el continente de los hombres y mujeres,
preguntándonos qué demonios es la poesía.