© ®

Todos los textos son propiedad de sus autores, quienes tienen todos los derechos sobre ellos (¿o será al revés?) y han decidido libremente publicarlos aquí para la difusión pública sin fines de lucro.







*Este proyecto está basado, en sus orígenes, en la idea de Dulce Chiang y Alicia Quiñones




miércoles, 26 de noviembre de 2008

Ojos árabes

Hay luna en tus ojos,
pero no luna llena,
hay luna menguante
atrás de tu velo
y hay luna-arracada
colgante:
cuna de cielo.
En tus ojos hay agua,
agua de oasis perdido en las dunas:
secreto del beso.
También hay misterio:
desiertos nocturnos y estrellas fugaces,
rutas secretas, y joyas y oro,
y gemas y genios, zafiros,
embrujos.
Tormentas de arena, de fuego;
en tu carpa refugio.
Ojos-oasis
ojos-estrella
ojos-desierto
ojos de luna:
tormenta de estrellas,
oasis desiertos,
ojos de fuego y de miel,
ojos de pozo con eco
de agua con eco
de tiempo con eco,
tiempo-agua-ojos sin velo,
pletóricos, rebosantes
desbordan de Grecia
(filósofos caminantes),
de Roma, de India, de Persia.
Con diamantes inscrustados,
tus ojos comercian
con especias y la furia del tigre.
En tu noche errante avanza el día
hasta que abres los ojos,
y el sol cae en ellos
muy hondo y profundo.
¿Y tu mirada?
Tan sólo encandila.

martes, 25 de noviembre de 2008

La luna que odia

La luna que odia
*

Para que la paz vuelva a mí
Me vestiré de negro
Me sepultaré para lavar tu ser,
Sólo no te vayas aÚn, Luna
Mi sombra suele escapar, sÍ,
Sólo estoy matando el tiempo,
Me gusta tenerte aquí
guardar tu atención a mí,
Exquisitas son tus mejillas
Y tu sonrisa que me alumbra,
No te vayas que morí
Y no hubo quién llegara de negro
todos están afuera en su mundo,
por favor alumbra mi féretro
en tu odio que es mi felicidad
¿puedes quitar el hedor de mis palabras?
¿y consígueme un beso de ella?
cambié la cerradura y su luz vuelve a mí,
De día no consigo hacer la noche,
No basta fallar tengo que caer,
Rompí otro espejo queriendo escapar,
Escapando me volví a encontrar,
Aprendí de lo que no tengo
Y descubrí lo que poseo,
Conciencia pura que me hace recordar
Forzando el odio y forzando mi dolor,
Todo lo que inventé me hizo pedazos
cachos zurcí y monstruo creé
pues Luna,, vivirás mejor lejos de mí
porque mi caída te echaré a un lado
al final te recordaré y seré feliz
la maldad que no espera
y me viene mejor a mí
que para salvarte

Debo hacerme odiar

lunes, 24 de noviembre de 2008

Remedios Caseros. Retrao #2 (solo para violín y chelo)

Nuestras heridas tenían labios
y en el abrazo, el beso
derramó la sangre,
la sangre veneno,
la misma sangre rojo coctel
hecha a base de años
y años de tristeza.

En la noche el abrazo,
tuve la sensación de ser muy pequeños,
de la mano ante el mundo
y su cortina negra que no quiere abrirse.

Mamá quiere hacerse cachitos, dijo,
y hacerse el relleno de ese hueco que llevamos dentro.
Bien dijiste, nadie comprende si no lo ha vivido
y es que papá nos rasgó la carne
y quedamos desnudos,
huérfanos en nuestro propio mundo.

La soledad punza, mija,
Y el hambre se nos hace miedo.
Llorar, llorar, llorar.
¿Acaso habrá de deslavarse la palabra que entró con sangre?

Te pensaba ajena,
y eres más carne, más sangre y más alma
de lo que jamás hubiera pensado.
Amar es de ciegos
y nacimos con los ojos cerrados,
quizá mamá los vendó para ayudarnos a negar,
pero el tiempo es su enemigo
y hoy habla mamá por teléfono
para tranquilizar sus nervios.

Mira mi espina dorsal, es de viejo.
Mira tu hígado, está enfermo.

Anoche el abrazo y te derramaste toda,
eran las goteras de un intruso que usó un paraguas
para picotearte el esqueleto.
Anoche el abrazo y reuní al mundo
para envolvernos y sentir alivio,
pero se nos quebró la fuerza
y tuvimos que volver a recordarlo.

A tus labios, amor.

Menudos cojines rosas de hendiduras cosidas a mano,
que de lejos el viento las toca como flores del más tierno campo
y de cerca son flores de miel, que atrae a la abeja su encanto.

Obscuro y bello secreto esconden en medio de entrambos,
que inspira tremendo viaje mas grave que el vellocino dorado.

Segregan un dulce y cálido humor que anhela ser aspirado
y al serlo, esperando en ti, se olvida la espera de estar a tu lado.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Ruega por tu alma

Ruega por tu alma

Ruega por nosotros señor
Recita el niño bajo sus cobijas
Reza con tanta fuerza
Como el párroco lo ordeno,
Pide pronto encontrar la paz
Anhela un fin cristiano
Ama a la iglesia
Como se lo han pedido,
Mientras las pesadillas invaden su cabeza una y otra vez
Algo hay malo en el mundo han muerto los Ángeles,
El escapa corre, el sudor y el abrir los ojos
No entiende porque hay llamas en la tierra,
No entiende porque debe callar,
Se cubre temblando el frío que nunca se quita
Desea que nadie vuelva a entrar,
Estrellas de la noche arrúllenle
Porque en el día ya no hay luces,
Plegarias que piden por dispersarse,
El párroco le dio sermones que el no debía hablar,
El párroco le dijo que dios con el siempre estará,
Tus plegarias, pequeño no las debes olvidar
A todos los debes incluir a todos amar
el es su guía y su único aliado
Si lo pides con mucha fe
tu alma puedes salvar,
Recuerda el castiga a los que obran mal
sus lagrimas las guarda en frascos
tiene fe que todo cambiara
y sus frasco vaciara;
Marcas en su piel invisibles ya
y dolores que nunca se olvidaran,
El niño dormía cuando el azufre se olio
Agarrado fuertemente a su almohada
Demolido, la suelta a golpes,
Gritos no sirven todos lo saben
Pero todos lo callan por fe,
Mientras sus ropas caen
como las lagrimas,
Como aquella sotana negra
y aquel rosario,
Mientras su cuerpo es profanado
Y su inocencia se escurre otra vez,
El sudor de aquellos cuerpos
se confunde entre lagrimas,
el placer de aquel cuerpo gimiendo
es de quien guiara nuestras almas,
No debes maldecir solo amar
el ladrón se despide
pidiéndole orar,
Tumbado en el piso a Jesús le vuelve a hablar
la noche cubre todo
otra vez en silencio todo estará…

martes, 18 de noviembre de 2008

lunes, 17 de noviembre de 2008

Noviembre en el Altiplano (2007)

Hay que arrastrar el cuerno rutilante en éste valle dilatado,
la penúltima ocasión
de ver al yo y su consciencia sumergida en otro arcoiris
de lucha y de demencia.
Hojalá nunca jamás muerta ni tiernamente olvidada
en cualquier cantina con otros espectros, o
cualquier pinche miserable historia.
Éste acto es la sub secuencia de mi esperanza,
lo que no cede,
lo que parpadea en función de mi pobre ciudad
diluida en un atardecer
olvidado por la Historia con mayúscula y la Posmodernidad
solamente es una eterna cosa pospuesta.
Éste es el adjetivo, la bestia en su más hondo fundamento,
la soledad negra de dos amantes,
y dos colores eternamente subjetivos y tensos
en la parquedad liviana del otoño.
¿Recuerdas la plaza, la luminosa plaza y
el pavimento corroyéndote las venas, un día más y otro
simplemente como una interrogante que te ciega en tu saber o tu ignorancia?
Entonces es así, mi propia realidad un cubil o un oasis para capturarte,
ciudad de Aguascalientes, (la mega hacienda postindustrial)
cuando ya todo sea olvidado,
cuando ya ciudad de México sea un pobre holocausto sin noticias
para llenar páginas y más páginas,
fierro muerto y sólo fierro muerto sobre fierro,
volveré a detenerme acá en ésta ciudad que no me pertenece,
hundido en una total omnisciencia de personaje arrastrando levedad,
en ésta ciudad que ha pateado mi amor y mis utopías como si nada,
como en cualquier parte,
dejaré de tejer mi Cristo y mi máscara de vértebras
para ver si así recupero mi autenticidad del sueño injusto
e infernal de hacer poesía simplemente por el gusto de hacerla.
Y sin que nadie sepa, sin que nadie ya vea hacia la portería,
Habrá más gol y ¡gol!
Pero sin suspirar por la pérdida…
Y no quedar postrado ante la sombra,
De quien lo sabe todo pero nunca dijo nada.

sábado, 15 de noviembre de 2008

normalidad

¿Donde encuentras la sinceridad un mundo disímil?
Me someterían con castigo pero debo luchar
¿Que piensas hacer para callar sentimientos de rebelión?
Hombres amargos tratan de callarme el régimen debe seguirse,
demasiado viejos para cambiar, luchan por no podrirse
pero no se dan cuenta que sus cuerpos ya apestan,
¿porque intentas ser normal cuando somos anormales?
si no puedo resaltar me disiparé en el sitio
Seré parte de todo siendo parte de nada,
¿Solo debemos caminar y ambicionar morir?
Ellos no son libres luego de marcarse por el oro
No pretendo alinearme a tu ideal de grandeza,
Me quite mi dogal y perseguire mi ideal
luchando por conseguir que todo cambie
Puedo derramar mi propia sangre no cederé
El vender mi alma me puede hacer como tu
Pero hay sudor en mi frente y respecto por mi obra,
Discursos oscuros te dan poder, mientras enmudecen y ven
inhumado nadando en el frío que me quema a verte,
Deseo volver a mi realidad de anormalidad,
días en la luz y sombra rehacen sentimientos de libertad
El nunca obtendrá respecto de mi y jamás me alineare,
somos libres y mi rencor a tus ideas lo que me nutre
no hay razón en mi motín solo mi desconcierto a ti,
Mi cuerpo flemático por el hierro de tus cadenas
Cada que lo demueles de sus cenizas volverá,
y si le pisas, su ideal regresara con más vigor
mi pasión es incontrolable necesito liberarla,
El mundo entero vibrara ante mi voz
Gritan jadeantes de tu opresión,
Salta de su albor y entra a las tinieblas
Solo has lo que tengas que hacer
Antes que mueras atado por ti…

viernes, 14 de noviembre de 2008

Fogata cultural una noche de bosque.

I
Danzan las noctámbulas criaturas
en derredor a la fogata,
volando invisibles sobre las hojas
que pisan, imanes de nuestras
miradas que exploran atónitas
el vació que circundan los goliates pinos

II
La fogata; (enhiesta pértiga
Nefanda de la noche, de
mis nervios, el bosque y mi
corazón) eleva su marea
amarilla quemando
las manos del
Goliat que nos pseudoprotege

III
Los nahuales se mantienen
A raya, exhortando al fuego
-que no les impide nada-
para que no los deje pasar a
invadir mi tonal ni
nuestras asustadas y vapuleadas almas

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Todos los días*

[Fragmento]

El sol nace como siempre:
la sombra, al pie del árbol,
aparece larga y lánguida
apuntando al horizonte.
(La brisa continente se disuelve
hasta exhalarse completa.)
Cántaros y fuentes cantan
de incontables copas verdes.
La luz incide,
entre rufa
y gualda.
El tiempo quieto
se desborda como un mar
con una grieta.

Augura,
la tibiez de alguna piedra,
las tinieblas que se han ido,
que no vuelven mas esperan,
que se funden en el día
—presente irrevocable en las tinieblas—
como muerte en natalicio.

Es un resurgir constante,
un fénix abrasado en pleno vuelo,
pisada descuidada de la musa
desmentida por la ola.
Flor fragante y fenecida
risa pronta vuelta llanto.
Un amor a tientas: lento;
preguntando en cada esquina
sin salirse de la plaza,
sin moverse, en el centro;
sosteniendo la paloma
en el brinco de su vuelo.
Deslizando cada hora
en derredor, vagando entre las sombras.
Renaciendo en cada giro
y muriendo al mismo tiempo.
Muerte de piedra, solaz de los vientos
que recorren y acarician
supliendo manos, carne, besos, cuerpo.
Alguien abre una ventana:
Descuido que calienta un seno terso,
un brazo fino y cuello de alabastro.
Los últimos recuerdos del ensueño
huyen a la plaza en vilo.


*Título temporal.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Escaleras




Tiempo y belleza
La Habana, Cuba, 2007



Maitea

nace en silencio el sueño de la noche
toma tu mano y se alza
velamen
frente a la fronda inmensa del mar
y de sus sales
algo como un sueño en la tormenta
algo como un ojo que no acaba

la mano que en mis dedos cabe
blanca enciende en la nieve
y tacto de ave
es camino y es vuelo y es mirada

todo entonces despierta y toma forma

en calma
la estrella de mar
dueña de su quietud
señora
ilumina este paso en el que escribo tu nombre
y algo
como una flor
se levanta




Gustavo Enrique Orozco

Felicitaciones a Gustavo

Felicidades, Gustavo, por ganar el XI Premio nacional de poesía Tinta Nueva.

Es un honor tenerte en Hápax poético.

Y tomándome una licencia, al amparo de la amistad, publicaré un texto suyo:

*
el pie de la luz entra en el polvo descalzo
su semilla se abre como la flor en que sopla tu deseo
eres una niña de cinco mil años
que mira levantarse incendios en la sombra
mira formarse en las volutas
hipocampos
puentes de luz para ir a andar en ellos
y mirar a los peces en sus giros
el suelo da la desnudez de sus espaldas a la aurora
su espíritu de barro dibuja la cadera en la jarra
y besa su inmensa sed
a cada paso que da la niña que se acerca
su dedo casi toca alguna carpa brillante
la he visto cuando no hace más que ver al fondo de los ojos
de esos peces plateados desde el puente que hace su respiración tranquila
le han dicho
yo lo hice
que los peces son hadas dormidas


*Gustavo Enrique Orozco