© ®

Todos los textos son propiedad de sus autores, quienes tienen todos los derechos sobre ellos (¿o será al revés?) y han decidido libremente publicarlos aquí para la difusión pública sin fines de lucro.







*Este proyecto está basado, en sus orígenes, en la idea de Dulce Chiang y Alicia Quiñones




sábado, 13 de marzo de 2010

Del poemario PAN DEL MUNDO de Sergio Vicario

Antes del alba,
con el Jesús en la boca y el rosario entre los dedos
las plegarias, los santos las recomendaciones del clero
llegó el diablo con fusta de hierro,
mas luego el temor acicalado por seres extraños.
llegó la palabra invasión al pensamiento.

Y qué de los guerreros, dónde los ejércitos
si el prócer mutilado, vencido
el ilustrísimo déspota,
el hombre de guerra,
había vendido los páramos malditos.

Y qué de aquellos que dieron su nombre por servir
ya con balas asesinados,
¿dónde se depositaron sus restos, sino en el mismo
recuerdo vano de gloria?
Y la bandera extraña ondeando en el patio,
como una afrenta que sintetiza la fuerza

después de cercenar la tierra.
Ya en las colinas y en los templos se da cuenta de la derrota,
Sin parque ni fuerza, sólo el silencio que abre las puertas
al llamado enemigo que hurta, maltrata
viola y expropia los cultivos.
Tal es el orden que impone la fuerza,
mas nada sorprende, es la propia vida
que a la hora de morir todavía nos sabe
como una última gota de pensamiento
ya de miel, hiel o locura.

No hay comentarios: