© ®

Todos los textos son propiedad de sus autores, quienes tienen todos los derechos sobre ellos (¿o será al revés?) y han decidido libremente publicarlos aquí para la difusión pública sin fines de lucro.







*Este proyecto está basado, en sus orígenes, en la idea de Dulce Chiang y Alicia Quiñones




domingo, 22 de febrero de 2015

LA MUERTE SE QUEDA…



                                                                           A Caleb Olvera Romero

                   Esta noche se me antoja
                        para cerrar mi ventana marchita
y tomar mi grueso tratado de ontología, no para nacer en el libro,
como profetizaba Mallarmé, sino para decir y poder rematar la rima,
para repensar por qué uno lee y en ciertas ocasiones,
la lectura es una fiesta que nadie determina a través del tiempo,
pero en la que Schopenhauer puede terminar diciendo:
“todo va bien muchacho, todo va bien”.
Lo que sí determina es sostener la palabra escrita
en el alma propia en un día cualquiera,
como sucede con el deseo, que es un holocausto,
                        la tráquea y el esqueleto que se rinden
ante quien ya no esperaba eso.
                        Es como un pájaro ciego que escapa de su jaula
                        y vuela de aquí, de cualquier parte.
                        Con itinerario fantasma y geometría que nunca,
                        como toda la anarquía, reconoce ni el poder que genera
                        ni en el cual alguien más actúa,
jamás retornará a nuestras manos
                        aunque su ausencia nos llena
                        las manos de pura palabra muerta.
                        Esas palabras muertas que son la vida,
                        la exploración y la desidia.
                        Es la hora de mancillar esos ritos,
                        el hueco enorme que deja la pregunta
                        cuando excava en la pérdida,
                        con esos dientes de moralidad pagana
                        para encontrar un mundo enmascarado.
                        Yo lo sé, sin embargo, la imaginación poética
                        es rebelde a dejar como testimonio mi desdicha emparedada.
                        La poesía es un beso que rebana las costillas,
                        una voz rotunda que grita que no sirve para nada,
para casi nada, con excepción de lo impostergable.
                        Es un júbilo insaciable que no le rinde cuentas al
                        mejor disfraz de la muerte: la perra necesidad.
                        Donde hay necesidad no puede escucharse la poesía,
                        Pero cuando la poesía resuena en voz clara y ronca
la muerte se queda, aunque sea momentáneamente,
                        claramente vencida y disecada, la pobre putilla.

No hay comentarios: