© ®

Todos los textos son propiedad de sus autores, quienes tienen todos los derechos sobre ellos (¿o será al revés?) y han decidido libremente publicarlos aquí para la difusión pública sin fines de lucro.







*Este proyecto está basado, en sus orígenes, en la idea de Dulce Chiang y Alicia Quiñones




martes, 13 de noviembre de 2007

Acá en el pedestal del barrio...

Acá en el pedestal del barrio,
la camisa de acero
y los sentimientos tatuados,
nada más abstracto que beber, ha…
podré ser mentiroso, o tajante pero no cobarde, ¡Ha beber!
A sacar el lustroso resentimiento como una patada y un gol,
otros poemas más, haciendo metafísica
aunque la inutilidad inmortal de la poesía
no es culpable de este mundo; ni yo (ni ninguno de mis cuates) quieren salvarlo,
quisiera aplastarlo durmiendo,
como en una ensoñación de Gastón Bachelard.
Dibujar una portería o las piernas de la última y más vendida de las playmates,
para acaparar a mi propia gente,
para echarles un flamazo en la conciencia a los del gobierno,
a todo el que no encuentra gracia en sí mismo,
y salvar con el penúltimo poema del día
a ese prodigio llamado la Maldita vecindad.


Marcos García Caballero

No hay comentarios: