© ®

Todos los textos son propiedad de sus autores, quienes tienen todos los derechos sobre ellos (¿o será al revés?) y han decidido libremente publicarlos aquí para la difusión pública sin fines de lucro.







*Este proyecto está basado, en sus orígenes, en la idea de Dulce Chiang y Alicia Quiñones




martes, 27 de noviembre de 2007

Esta suerte pasajera

Esta suerte pasajera
Y su parábola muda que cruza como ave,
Como aeroplano
O palabra extranjera.

Cuando no quiero hablar de los meollos
Soy cínico.

Escupo cascarones huecos.

Este andar de voces onomatopéyicas,
De frases cacofónicas
Y sustantivos que se golpean los unos contra los otros.

Mirar hacia el sur
Es como asomarse por debajo de una falda
Y encontrar los calzones equivocados
En una tierra que no le pertenece a nadie.

Mirar hacia el norte
Es encontrarse en el pecho de un toro que pasta
Come flores y caracoles
Y lo devuelve todo a la tierra.

Esta suerte pasajera
Descarada vagabunda que le enseña las tetas a cualquiera,
Pretende ser gloriosa
Y no es nada más que un dechado de mentiras que alguien inventó
Para sentirse poderoso,
Para empujar a algunos a llamarse desafortunados.

¿A dónde van las buenas noticias?

Parvadas de noticias,
Manifestaciones de noticias,
Rumores de noticias.

Un bálsamo
O una red para atrapar buenas fortunas
Y flores de azahar,
Un encantamiento
O un papalote al que vaya atado un mono blanco
que encuentre un telegrama,
Una carta
O una nota de florería
Allá en el aire gris
Por donde viajan todas la palabras
Que ni siquiera me voltean a mirar.

Ese andar de voces que anidan en el pelo de las jacarandas,
En el rellano de las torres de la catedral,
Y sus patitas
Como de mariposas
Se resbalan en la superficie de los vidrios de mi casa
Y caen
Resignadas
Porque ya de nada les sirve volar.

Esta suerte melindrosa,
Infantil e interesada,
Me debe muchos nombres
Pues a ninguno de mis hijos lo he podido bautizar.

No hay comentarios: