© ®

Todos los textos son propiedad de sus autores, quienes tienen todos los derechos sobre ellos (¿o será al revés?) y han decidido libremente publicarlos aquí para la difusión pública sin fines de lucro.







*Este proyecto está basado, en sus orígenes, en la idea de Dulce Chiang y Alicia Quiñones




lunes, 7 de octubre de 2013

RETRATOS DE URUK- Autobiografía Poética. Pablo Vargas Ángeles



LA GRAN URUK QUEMA LOS CUERPOS

Quisiera desaparecer

silenciosamente desaparecer

Dejar la vida dejar la tierra

Todo es abrumador

La gran Uruk quema los cuerpos

Las gargantas de los seres son fuego

Me arden estas piernas y me pesan

me arde la garganta

Mal se come se duerme se vive aquí en Uruk

¿Qué trabajo y qué amor?

La paz y la contemplación no son de Uruk

Tal vez está cerca un Incendio devastador

O tal vez Uruk estará aquí

Dos mil cuatro mil Seis mil años como un Infierno glorioso

Y nadie que me lea verá el derrumbe de Uruk

Quisiera desaparecer silenciosamente desaparecer

Dejar la vida dejar la tierra

Es abrumador todo

La gran Uruk quema los cuerpos

Las gargantas de los seres son fuego

¿Quién vive en la Uruk milenaria y sin gobierno?

Prostitutas ricos esquizofrénicos sicarios enamorados narcisistas pobres enajenados revolucionarios abandonados psicoanalistas y poetas

¿Y de qué pueden escribir los poetas de Uruk?

En algún tiempo fueron guía para el espíritu

La Ilíada durante siglos en el canto de los aedos formó a los hombres

Augusto desde el norte de Hispania suplicó y amenazó en cartas a Virgilio para que le diera noticias de la Eneida

Ahora los poetas viven en su isla

en una larguísima ausencia*

Y ahí están bien porque no tienen mucho qué decir

 
 

Uruk fue un error y los poetas se la pasan vomitando

Quisiera desaparecer

Apaciblemente desaparecer

Es abrumador todo

La gran Uruk quema los cuerpos

Dejar la tierra dejar la vida.

- - -

* En homenaje a Francisco Hernández (poeta mexicano)

febrero 2013.

 

 

 

 

URUK ES EL MITO DEL HOMBRE

Uruk es el mito del hombre

El mito de una ya perdida humanidad

Es un mito-tragedia

Nacen juntos el mito y la tragedia

La tragedia sucede primero y el mito es quién la canta

El mito la crea pero la tragedia lo antecede

Sólo es posible decir Uruk hasta el cansancio

La escritura no podría no hablar de otra cosa

Desde hace incontables años venimos cantando

Uruk amurallada por Tiranos

La Ilíada es ejemplo antiguo del canto a la ciudad amurallada

La Eneida es memoria de la decadencia esplendor Romano

Uruk sucumbió a la tragedia humana luego se hizo mito

Desde hace incontables años venimos cantando

Uruk amurallada por Tiranos.

febrero 2013.

PABLO VARGAS ÁNGELES

Nacido en Naucalpan, Estado de México en 1974, Pablo Vargas Ángeles es poeta y psicoanalista, formación de la que se ha servido para robustecer la creación de oscuros personajes poéticos que describe con una exactitud reveladora. Su ejercicio intelectual lo ha llevado hacia los insondables territorios que vinculan al psicoanálisis con la creación poética. Fue productor y locutor del programa de radio universitario de poesía “Esfera y malabares”, de la universidad intercontinental, y su obra ha sido difundida en revistas literarias y en antologías de poesía joven de México. Ha publicado individualmente: "El humor del día" (Editorial Antinomia, México 1996), y en colaboración: "Espacios Materiales" (Angelito Editor, México 2000). Y en 2002 fue antologado en el libro conmemorativo del “Cuarto Maratón de Poesía” (Editado por el Ayuntamiento de Toluca y la casa de cultura TunAstral, del Estado de México).

El espíritu narrativo y antipoético de su obra, largamente trabajado bajo las generosas influencias de poetas como: Nicanor Parra, Cesare Pavese, Jacques Prévert, Carlos Drummond de Andrade, Leopoldo M. Panero, Fernando Pessoa y Vicente Aleixandre, entre otros, hace de quien se asoma a sus páginas un lector-espectador de imágenes que parecieran haberse redactado a 24 cuadros por segundo. Como en el cine, Pablo Vargas oscurece nuestro entorno y proyecta su visión de otra vida que también es propia; como en el cine, nos hace poner un ojo en la pantalla y otro en la breve luz que indica la salida, sin que podamos distinguir cuál de ambas realidades está más cerca de nosotros.

No hay comentarios: