© ®

Todos los textos son propiedad de sus autores, quienes tienen todos los derechos sobre ellos (¿o será al revés?) y han decidido libremente publicarlos aquí para la difusión pública sin fines de lucro.







*Este proyecto está basado, en sus orígenes, en la idea de Dulce Chiang y Alicia Quiñones




miércoles, 28 de mayo de 2008

5

Tus pies iban al malecón,
en tus manos un cántaro,
en tu boca una canción.
Por mi ventana te miré,
como el sol por la tuya
al despertar.
Y así te fuiste:
sin prisa, sin retorno.
En tu cántaro se fue mi alma,
y en mi ventana tu rostro
se quedó a cantar
la canción de las olas;
y yo la escucho con eco entre tus brazos,
mientras vamos juntos rumbo al malecón.

No hay comentarios: