© ®

Todos los textos son propiedad de sus autores, quienes tienen todos los derechos sobre ellos (¿o será al revés?) y han decidido libremente publicarlos aquí para la difusión pública sin fines de lucro.







*Este proyecto está basado, en sus orígenes, en la idea de Dulce Chiang y Alicia Quiñones




martes, 17 de mayo de 2011

EL BESO (Del poemario INFINITOS DISPERSOS-Alforja 2001)

POR MARCOS GARCÍA CABALLERO

Este es el beso, tan ansioso, tan esperado, tan vertiginoso como el tronco de un túnel, tan valioso como la espera de sus ejecutantes. Este es nuestro Grial abatido por charcas nauseabundas de dudas, por cuencas del viento que mecen pesados ramajes de incertidumbre. Este es el beso, la aurora en su despliegue, la yerba alzada en primavera, como la eterna certeza que profetizan tus labios. Este es el beso, enredado en fúnebres hamacas que pesan al silencio, de atroz temeridad como la del tigre mirando su reflejo. El beso que nos redimirá de la turbiedad de la existencia. Este es el cántaro de vida que se nos escurre en ensortijadas frescuras de tulipanes encendidos y abiertos, en el cauce del frenesí que me acerca hasta tu boca. Este es el beso, la olvidada sorpresa de sentirse vivos. Atrás quedaron los aleteos de los murciélagos, las alfombras de tejocotes muertos por otras ocasiones de fracaso. Tu pelo, tus senos, la dulce simetría de tu cuerpo al recibir el mío, el chocar de dos tambores que baten en perfecta sincronía. Este es el beso de los encarcelados, el beso con alas de espuma gritando sus razones sobre el vendaval. El beso que sacude los tentáculos del alma, el beso de los espectros que buscan materia para atestiguarse bajo los pliegues de la carne.


Esta es la agonía del beso, la agonía del animal que se coagula en últimos espasmos de sangre violentada, el beso que por un instante mueve los arrecifes del entendimiento y nos reta a ser otros, a ser distintos por un beso. Este es el beso que se busca en calles sombrías infestadas de ausencia, el beso de los pobres, de los que han visto cómo llueve ceniza sobre los hombres en diminutos gajos de esperanza.

Este es el beso de los cobardes, cuya mayor virtud, es que sólo se atreven a besarse.

No hay comentarios: